Diciembre: el mes sucio del año

Diciembre es un mes lleno de alegrías y festividades. Se nos termina un año, es época de reflexiones, cierres, y más importante aún, de celebraciones. En Chile tenemos una cultura festiva, en navidad nos gusta adornar nuestras calles y hogares, darnos regalos entre familiares, amigos y colegas de trabajo. Nos gusta también salir en año nuevo, abrazarnos con desconocidos y disfrutar de los diferentes espectáculos pirotécnicos que, a estas alturas, son característicos de nuestro país. Pero lo que es invisible a muchos ojos es el impacto que nuestras acciones ligadas a estas fiestas tienen sobre nuestro entorno.

En diciembre cada persona eleva de uno a dos kilos diarios su producción de basura, generando más de 60 kilos de desechos por persona. Esto se explica, principalmente, por envoltorios de regalo, botellas y restos de comida. En año nuevo, por ejemplo, la celebración de la Torre Entel, se retiran cerca de 30 toneladas de basura, mientras que en Valparaíso, son más de 400 toneladas.

Además, debido a los espectáculos pirotécnicos, el primero de enero suele ser uno de los días del año con peores índices de calidad del aire. Sin ir más lejos, en Valparaíso, el año 2016, se lanzaron 35 toneladas de fuegos artificiales y en la Torre Entel, 16,5. Así, con las 51,5 toneladas lanzadas en estos dos eventos, se emitieron poco más de 25 toneladas de CO2 al aire. Para contrarrestar este efecto, se deberían plantar cerca de 580 árboles, que crezcan durante 10 años. Los fuegos artificiales se propulsan en base a pólvora, los cual implica que, por cada 270 gramos de pólvora, se generan 132 gramos de dióxido de carbono.

La pasada Navidad tampoco estuvo exenta de actividades que atentaron contra el medioambiente. El uso de árboles plásticos en vez de árboles naturales, generamos una huella de carbono hasta 10 veces más grande (40kg CO2 versus 4). Sólo usando un árbol plástico por 12 años o más, la decisión de su uso es aceptable en términos de sustentabilidad.
Por todo lo anterior, existen algunas medidas que podemos tomar para el futuro y que nos permitirían reducir, considerablemente, nuestro impacto al medio ambiente para estas fechas.

Algunas fáciles de cumplir pueden ser:

  • Evitar los envoltorios, o bien, reutilizar materiales que puedas tener en tu casa: papel de diario,
    envoltorios de otros regalos, etc. Del mismo modo, recomendamos guardar los envoltorios de esta
    navidad para re utilizarlos después; para tus adornos.
  • Compra luces LED en vez de las tradicionales para generar un ahorro de energía y dinero.
  • Si harás compras online, asegúrate que comprarás todo de una vez. Así, estarás ahorrando no sólo
    en empaques, sino que en la huella de carbono por los traslados de tus paquetes.
  • Compra árboles de navidad reales, que provengan de viveros (en vez de que hayan sido talados en
    algún bosque).
  • Asegúrate que tus regalos fomenten la creatividad, y no el consumismo. Debemos desprendernos
    de la idea de que más es mejor en términos de bienes. Por lo mismo, regala experiencias en vez de
    cosas.
  • Se consciente al preparar tus comidas: preocupate de calcular bien las raciones para evitar desperdicios, prefiere productos sin plásticos, entre otros.

En la medida que no cambiemos nuestra forma de alterar las conductas que afectan directamente nuestro entorno, estaremos condenados a enfrentar una crisis ambiental aún más profunda que la que estamos viviendo hoy día, por eso celebremos este fin de año de una manera responsable y libre de egoísmo.

Leave a Reply

Expositores en: