El problema principal

Para nadie es sorpresa actualmente la realidad del cambio climático, afecta a todo el mundo y causa violentos desastres naturales. Está dentro de las 5 frases más repetidas durante el 2017 según el análisis mundial realizado por Global Language Monitor, siendo hoy mismo trending topic en Twitter #OnePlanetSummit, que hace referencia a la Cumbre “Un Único Planeta” como segundo aniversario del Acuerdo de París, instancia donde se definieron objetivos para hacerle frente.

Como la principal causa del calentamiento global, está la retención de los llamados gases invernadero. Los gases invernadero, son gases presentes en la atmósfera que absorben la radiación emitida por el sol elevando su temperatura y la de la atmósfera, dificultando la liberación de calor hacia afuera. Entre los principales gases se encuentra el vapor de agua, dióxido de carbono (CO2), metano (CH4), óxido nitroso (N2O) entre otros. Estos gases no son malos de por sí, sin su presencia nunca se habría desarrollado vida tal como la conocemos, ya que la temperatura superficial promedio de la tierra sería de -18ºC en vez de los actuales 15ºC [1].

Antes de que se comenzaran a quemar combustibles fósiles, existía un equilibrio en el planeta que lograba mantener una cantidad necesaria y suficiente de dichos gases en la atmósfera, sin interferir con los ciclos de la tierra. Cuando se empiezan a utilizar para generar energía, empieza la sobreproducción de gases y esto altera la balanza.

Si nos centramos en el dióxido de carbono, la respiración vegetal, el consumo de vegetación por animales y los océanos emiten aproximadamente 772 gigatoneladas (GT) de CO2 al año, lo que se considera emisiones naturales.

Por otro lado, el ser humano mediante la combustión de petróleo, gas natural y carbón emite aproximadamente 29 GT. Si comparamos estos dos valores vemos que la contribución humana es bastante pequeña respecto a las emisiones naturales, el problema es que los sumideros naturales tienen una capacidad de absorción de 788 GT mientras que los humanos no aportan nada, por lo que se estima una sobrecarga de 6 GT de CO2 anuales a la atmósfera [2]. Estas cifras son difíciles de comprender debido a su magnitud, pero haciendo una analogía de acumulación energética desde 1998 en las moléculas de los gases en la atmósfera debido al aumento de temperatura, dicha energía equivale a 2.559.416.150 veces la cantidad de energía liberada por la bomba de Hiroshima[3].

Como se puede apreciar, el CO2 es el gas más peligroso para el calentamiento global debido a su tasa de emisión (ya que de hecho el metano acumula más de 20 veces el calor de una molécula de CO2, pero se presenta en menor cantidad [4]), y las principales actividades humanas que generan este gas son la combustión fósil y los procesos industriales. Entonces es aquí donde se debe atacar el problema del calentamiento.

Para esto hay dos líneas de acción, la migración hacia las fuentes de energía renovables y la optimización del uso energético.

En cuanto a energías renovables ya se tiene conciencia y se encuentran mundialmente implementadas. En Chile, por ejemplo el Programa 4e ha tenido gran desarrollo, el cual está continuamente implementando sistemas para generación eólica, solar, hidráulica en distintos puntos del país [5]. Este camino para la reducción de emisiones es preferido en Chile debido a sus condiciones geográficas, una de las zonas de radiación más alta del mundo es el desierto de Atacama [6], además de un alto caudal tanto de aire como hidráulico.

Por otro lado, tenemos la optimización del consumo. En temas energéticos esto implica disminuir lo máximo posible la cantidad de energía requerida para realizar una tarea, independiente de si esa energía se suministra mediante la combustión fósil o energías verdes. Aquí, es donde se enfoca Wenu Work, mediante el monitoreo de la conducta de consumo eléctrico de sus clientes, puede comprender sus tendencias y aprovechar los lugares donde se pueden reducir el consumo, resultando en un bien social y ambiental para todos mientras disminuye la cuenta eléctrica del cliente.

Lo mejor que podemos hacer para ayudar al planeta es en primer lugar, entender el problema evidentemente, y luego actuar enfocados a disminuir y eliminar ese problema. Inclinémonos por las energías renovables, pero por sobre todo optimicemos nuestro consumo, que pueden ser cosas tan triviales como desenchufar un electrodoméstico cuando no está en uso, preferir un medio de transporte frente a otro o reciclar. Es la masificación de cambios individuales los que harán la diferencia.

José Rozas – Practicante en Wenu Work

Fuentes

[1]    http://www.ipcc.ch/ (Intergovernmental Panel on Climate Change)

[2]    https://skepticalscience.com/human-co2-smaller-than-natural-emissions.htm

[3]    http://4hiroshimas.com/

[4]    http://www.nationalgeographic.es/medio-ambiente/causas-del-calentamiento-global

[5]    https://www.4echile.cl/   

[6] https://www.researchgate.net/profile/Pablo_Ferrada/publication/296325553_AtaMo_PV_meets_the_high_potential_of_the_Atacama_Desert/links/56d4a2c108ae9e9dea65b644/AtaMo-PV-meets-the-high-potential-of-the-Atacama-Desert.pdf

 

Leave a Reply

Expositores en: