NECESIDAD SOCIAL

A lo largo de la historia, la humanidad ha utilizado combustibles fósiles para satisfacer sus necesidades energéticas, principalmente se ha estado quemando materia para producir la energía e impulsar la civilización; pero a medida que el desarrollo humano se acelera, la insostenibilidad de esa energía es cada vez más evidente.

Una situación de deterioro ambiental que parece no frenar en absoluto, es un factor determinante en la sensibilidad y la conciencia de grandes empresas que se encuentran en la búsqueda de fuentes de energías renovables; apoyando a las nuevas tecnologías que asumen el reto de garantizar un futuro más sostenible.

Nuestra civilización se encuentra en un proceso histórico de la industria energética; pues está a tiempo de adoptar energía limpia a una escala nunca antes vista. Pero para que la energía renovable continúe su rápido avance, se deben tomar las decisiones correctas a nivel macro, las cuales ofrezcan viabilidad a las políticas que impulsen el desarrollo de tecnología para la producción de energía limpia.

Los gigantes emergentes como China e India, conscientes de los excesivos y a primera vista irremediables niveles de contaminación en muchas de sus ciudades claves, son los que están liderando proyectos de energía limpia. A pesar de la retirada de los EEUU, se espera que los objetivos planteados en el Acuerdo de París, sean los principales impulsores políticos para el futuro del desarrollo energético con tecnología limpia.

Es así como el mercado de vehículos eléctricos está creciendo rápidamente. China y EEUU llevan la delantera, seguidos por los europeos. El uso generalizado de los vehículos eléctricos se debe en parte a la caída de los costos de la batería. Estos permiten más soluciones de estabilidad energética y opciones de almacenamiento de energías alternativas justificables, que sin duda darán un respiro al entorno medioambiental.

En los últimos años, ha ocurrido una caída en los costos de producir energía limpia, convirtiéndose en la fuente de energía más barata para muchos países. Es probable que estas fuertes reducciones en el costo continúen durante la próxima década.

En la actualidad, una quinta parte de la electricidad del mundo es producida por energía renovable. El 2016 fue el primer año en la historia en la que la capacidad solar añadida superó a cualquier otra tecnología de producción de electricidad. Hubo 160 GW de instalaciones de energía limpia en el mundo; lo que representa un 10% más que en el 2015, pero su costo es casi una cuarta parte menos.  La nueva energía solar dio el mayor impulso proporcionando la mitad de la nueva capacidad, seguida por la energía eólica, que proporcionó un tercio, y la energía hidroeléctrica, que alcanzó el 15% [1]

Los países latinoamericanos también obtendrán beneficios inmensos de los avances potenciales en tecnología. Las comunidades en estos países podrían generar un desarrollo autosustentable al superar las barreras que conlleva cualquier transición en las industrias; al contar con empresas que se han atrevido a dar un salto enorme en apoyo a la energía limpia con sus aportes innovadores y altamente sustentables, como lo estamos haciendo en Wenu Work

Teniendo en cuenta la actual situación para desarrollar los cimientos de la gran comunidad global autosustentable, es necesario partir por la concientización de la misma, por ejemplo: saber leer nuestra cuenta de consumo eléctrico, nos llevará en términos inmediatos a reducir nuestros gastos de forma muy significativa e incluso, tener la posibilidad de administrar la venta de toda esa energía residual para fines más colaborativos por el avance medioambiental; ahora esto es posible en Chile, gracias a la innovación en domótica, hoy somos capaces de desarrollar tecnología de sensores como los creados por Wenu Work, los cuales nos permiten conocer en tiempo real todo lo relacionado con nuestro consumo energético de forma muy fácil, conveniente y accesible, desarrollando así los pilares de las nuevas sociedades autosustentables.

Sin embargo; a pesar de estas proyecciones positivas, debemos asegurarnos que el sector en crecimiento sea bien gestionado, que se construyan instalaciones masivas de energías renovables y se garantice la buena lectura de nuestro consumo energético, para no reemplazar la mera fuente; sino incidir en las conciencias sobre nuestra producción y consumo de energía hasta alcanzar el desarrollo energético que necesitamos.

Oscar Rivero Thenías  Trainee en Wenu Work

[1] Market Report Series: Energy Efficiency 2017

[2] Imagen: unsplash.com/@littlewitch

Leave a Reply

Expositores en: